Las diferentes tonalidades del vino

Algunas veces vamos a eventos con parientes y colegas. Estas cenas generalmente se suelen hacer en locales de moda, no obstanteen ocasiones nos gusta hacerlas en las casas. Normalmente los asistentes suelen llevar algún detalle para beber o comer.

Algunas personas se encargan de llevar caldo, pero antes se asesoran con el objetivo de no meter la pata y de esta forma complacer a todos.

Comprar un caldo en condiciones es difícil si no entendemos, por tanto les vamos a dar unos consejos que le serán de gran ayuda.

En los establecimientos normalmente desconocemos cual debemos elegir y nos dejamos llevar por el precio, este error resulta ser muy común, y también cogemos la botella sin mirar la marca además de que en ningún caso tenemos en cuenta tres normas elementales que dicen los entendidos que serán imprescindibles para seleccionar un caldo en condiciones. La gran mayoria de los vinos no van a ser totalmente puros, muchos tienen sulfitos, y eso debería indicarse en el etiquetado.

Deberían tener en cuenta que algunos de los vinos que aconsejan en los periódicos o revistas especializadas no son de calidad, esto ocurre porque los fabricantes les pagan bastante dinero para que realicen estas estimaciones. También deberíamos contemplar que los vinos tintos envejecen peor que los blancos.

Si queremos comprobar si un caldo es bueno tenemos que tapar la marca y meterlo dentro de una vasija con el objetivo de no dejarnos influir por el diseño de la botella.

Las 3 normas básicas que debemos de seguir serán: primeramente mirar el caldo de bodegasromero, seguidamente percibir el olor de el caldo que hemos vertido dentro de el recipiente y por último saborearlo. A lo largo de este procedimiento empleamos el sentido del gusto, de la vista y del olfato.

El rendimiento, los años que tiene y el tipo de uva en realidad son detalles que determinan el color del caldo.

Los diferentes tonalidades del vino se definen por el area en la que se ha recogido la uva. El vino de las comarcas sureñas, que tienen temperaturas más elevadas, tiene un color bastante más uniforme que el vino que procede del norte cuyas parras se ubican en territorios más frios y con poco sol. Es muy aconsejable observar las secreciones que se desprenden en las paredes del cristal, puesto que cuantas más tenga mucho mayor es la graduación de alcohol.

Oler el caldo de cara a identificar su sabor resulta ser la operación más dificultosa, pues de ningún modo tenemos todos este sentido tan fomentado, deberá oler a maderas, fruta y flores, si encuentra otro olor diferente descarte ese caldo pues sabrá mal.

Saborear el vino será lo último y sin lugar a dudas lo primordial. Tenemos que saber que tanto en el vino blanco como en el tinto necesitamos saber su nivel de acidez.

Para finalizar, de ninguna manera adquiera vino sin el consejo de aficionados y expertos y además evite conducir si bebe.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Tumblr